martes, 22 de enero de 2013

Lance

¡Qué extraño lance el de Lance! Lance usted una piedra (o mil ataques) en contra del deporte y no coneguirá más  que este señor, él solito. Pues ha mostrado la esencia del deporte de competición, la sucia mentira sobre la que se ha erigido toda la actividad deportiva (el que no se dopa es un pringado y nunca conseguirá nada).
Creo que sus hazañas, puestas en un libro, no las querrán ni en librerías de lance...
¡Qué triste des-en-lance! Pero qué didáctico.

4 comentarios:

Uno dijo...

Te digo una cosa: Yo como trabajador freelance he sentido vergüenza.

Un abrazo
(Te he dejado un regalo en mi blog)

HLO dijo...

Muy bueno, Uno: ése era el lance que faltaba.
Abrazos.

Toni Pozo dijo...

Yo quiero romper una lanza por Lance. Se lanzó al estrellato por el atajo equivocado.

HLO dijo...

Sí, pero al final el ba-lance es negativo...

Un abrazo