lunes, 19 de noviembre de 2012

Con chándal y con tacones

Sí, ya sé que alguno de los vestidos que me he comprado este verano tienen una estética vagamente deportiva -lo que se llama "escote de nadadora" -ver a la izquierda. Pero qué le vamos a hacer, yo tampoco puedo sustraerme del todo al flujo de los tiempos...Si hasta tengo un chándal o dos -eso ya lo confesé hace tiempo en un libro. Claro que jamás me los he puesto para salir a la calle; me da un poco de vergüenza.
Lo que no tengo, por cien mil espéndiles que no, son zapatillas de deporte. Tampoco me pongo el pantalón de chándal con tacones pero existen alternativas, desde unos mocasines suavitos a la siempre socorrida zapatilla de casa con adorno de borreguillo...
(Esta entradilla se la dedico a Angélico, lesionado -bueno, sólo un poco- profesor de Educación Física. Y eso que no sale a correr con tacones).

6 comentarios:

victoresteban dijo...

Hola: ¿Qué es un espéndil?

HLO dijo...

Espéndiles: 1. Ruido que hace un carrito de supermercado al ser insertado en el que le antecede.
2. Arándanos.

(Elegir lo que más guste).

Uno dijo...

Arreglá pero informal. Y un poquito traidora a tu propia causa todo hay que decirlo.
Y haz el favor de salir con esos tacones y ese chandal pordios. No te guardes solo para ti ese par de piernas.

Un abrazo

Toni Pozo dijo...

Tacones y deporte no son incompatibles. Ahí están los competitivos bailes de salón, y esas divertidas de carreras con tacones de aguja.
http://www.youtube.com/watch?v=xjuijClwrv4

HLO dijo...

Ay, Uno, si es que es muy difícil no dejarse arrastrar...Pero intelectualmente sigo con mis convicciones, que conste.

Otro abrazo

HLO dijo...

Toni: Ja, ja, muy bueno...No son las típicas carreras de reinonas...
A lo mejor me apunto algún día...