sábado, 17 de mayo de 2008

Protextos.

El día más feliz de Pistorius.

Eso declaró el atleta Óscar Pistorius al conocer la noticia de que sí le permitirán participar en los Juegos Olímpicos de Pekín: que era el día más feliz de su vida. Algún periódico tituló "El triunfo del hombre biónico" para anunciar que Pistorius y sus prótesis (o cheetahs) podrá competir con atletas de dos pies.
Cabría preguntarse si no será más bien el triunfo absoluto del espectáculo. La audiencia televisisva crecerá sin duda cuando se anuncie que en tal carrera correrá el hombre sin piernas. El espectáculo está servido.

1 comentario:

Santiago Chiva de Agustín dijo...

Que el atleta sudafricano Óscar Pistorius, pueda participar en los Juegos Olímpicos de Pekín es, en mi opinión, muy buena noticia. Ha dado un paso más para que los derechos de los discapacitados sean plenos. Sin embargo, hoy mismo sale en los medios otra noticia: una empresa granadina espera diagnosticar el Síndrome de Down a las siete semanas de embarazo. El diagnóstico prenatal del síndrome de Down, enfermedad incurable, puede tener dos finalidades. La primera, muy improbable, es que los padres se preparen psicológicamente para tener un hijo enfermo. Por desgracia, en casi todos los casos va dirigido a ofrecer a los padres la posibilidad de abortar en caso de enfermedad del hijo. Oscar Pistorius no es Down, pero con su enfermedad detectada con diagnóstico prenatal hubiera sido abortado, si sus padres no hubieran sido generosos y valientes. Los discapacitados, para nacer, tienen delegados sus derechos en sus padres; son de segunda categoría. Pistorius ha superado muchas pruebas para ir a Pekín. Esperemos que su ejemplo sensibilice a la sociedad con los discapacitados, para que no tengan que seguir dependiendo de la generosidad de sus padres para vivir.

Un saludo desde Granada
Santiago
www.opinionciudadano.blogspot.com