sábado, 5 de marzo de 2011

Escritores y dopaje



Menos mal que los escritores no pasan control anti-dopaje...No hablo ya de los alcohólicos excelsos, al estilo de Hemingway u otros, sino aficionados al hachís, como Baudelaire, o a las anfetaminas, como Jean-Paul Sartre (no quiero citar a autores vivos, por si las moscas). Balzac, como Voltaire en el siglo anterior, era un consumidor compulsivo de café. Quizá por eso pudo escribir una magna obra y morirse tan pronto.
Los escritores, por lo menos, pueden meterse en vena lo que les plazca. O en pulmón el humo que quieran...
Por cierto haoy he escuchado en la radio una gracieta que dice que con la ley anti-tabaco se va a producir la extinción del Humo Sapiens y la del Hombre de las Tabernas....A.M. G. D., digo a mayor gloria del humano no fumador.

(En el programa de Pepa Fernández, en Rne).

2 comentarios:

Uno dijo...

Algo tenía que ser. A ver si cojo un vicio y me mejora la prosa.

Toni Pozo dijo...

Qué me dices del gran Bukowski, ese es el Ben Johnson de la literatura.